Dienstag, 15. Dezember 2015

1441.DIE SHOW

EL SHOW. Esta es la crónica de los hechos:
Sarrià, 20 horas de un domingo de diciembre. Un coche aparca de donde le sale de las narices. ¡Corrección!, un conductor aparca de donde le sale de las narices, ya que por lo que sabemos, ese coche no era un vehículo de Google. ¿Y dónde aparcar mejor que en un paso de peatones, en una calle estrecha de la vieja Sarrià y, zona de paso habitual de autobuses?.
Y pasó lo que debía pasar. Llegó el autobús. "Mec, mec"... y me imagino que un sinfín de insultos. Una larga cola de coches, detrás del autobús. (Ataque de sinceridad: eran cuatro coches). Marta y yo nos lo miramos al más puro estilo Statler y Waldorf (los viejos malhumorados de los teleñecos).
Se bajan el conductor y unos cuantos pasajeros. Si esto fuera Rusia, cualquiera de ellos habría levantado el coche y lo hubiera desplazado 20 metros, hasta donde no molestara. Claro que la versión B sería, que desmontarían el autobús a base de hachazos. Pero lejos de hacer cualquiera de las dos cosas, se lo miran y se vuelven dentro.
Esperamos con impaciencia la presencia de cualquiera de estos tres actores: la Urbana, los Mossos, o la grúa. Pero....no. Pasaron unos minutos más, y el conductor decidió hacer una maniobra evasiva, es decir...ir marcha atrás y encarar mejor el espacio por el que pasar. ..
...y pasó.
No quisimos levantarnos de nuestras improvisadas butacas hasta no ver al dueño del coche (calculamos que sería un hombre de mediana edad)....pero...
...no pasó.

Keine Kommentare:

Kommentar veröffentlichen