Dienstag, 3. November 2015

1399. LIPPY DER LÖWE UND HARDY HAR HAR

LEONCIO Y TRISTÓN.  Es muy típico que los que vivimos los 80 tengamos una cierta sensación de que nuestra época fue la mejor. Tal vez sí, tal vez no. Me imagino que quien haya vivido los 90 ó los 00, incluso los 10 piense lo mismo cuando adquiera la suficiente perspectiva para recordar las cosas con cariño. Así que he decidido no entrar en el "lo mío es mejor", pero sí puedo decir que me siento feliz de haber vivido esa época y que los que estén viviendo estas "nuevas" décadas" puedan disfrutar igual que yo de ese tiempo con el que más va a conectar.
Está claro que uno tiende a conectar con más cariño con aquel periodo en el que ha ido descubriendo más cosas, y ese periodo suele ser el final de la infancia y el principio de la adolescencia. Es cuando estamos más abiertos al mundo - por lo general - y a sus estímulos. Al ser todavía niños, vemos esos estímulos mayoritariamente buenos o más excusables, si son malos.
No diré que los habitantes de los 80 nos pasáramos la vida  viendo la tele pero, recordad...no teníamos ni internet, ni móviles, ni consolas  (Lo sé...las spectrum, pero....¿quién las tenía?). Así que cuando no teníamos deberes, ni fútbol, ni judo, ni natación, ni ganas de salir a jugar a la calle, nos quedaba la televisión y así nos convertimos en expertos en Hanna-Barbera. Y ahora, por 25 pesetas por respuesta acertada ¿cuántos dibujos de Hanna-Barbera recordáis? Un dos tres, conteste otra vez: Leoncio y Tristón, los Picapiedra, el Lagarto Juancho, Pepe Potamo, la Tortuga D'Artagnan, Maguila Gorila, el Oso Yogi, los Autos Locos.
Seguro que me dejo muchísimos...si tuviera ese mítico álbum de cromos de la Hanna Barbera... 

Keine Kommentare:

Kommentar veröffentlichen