Donnerstag, 29. Oktober 2015

1394. DIE GRUSELGESCHICHTEN

HISTORIAS DE MIEDO. Me levanté de la cama, como cualquier otra mañana. Abrí la persiana, todavía somnoliento. La luz del día no entraba por la ventana. No le dí importancia pues me imaginé que el sol no había salido.
Fui al baño, hice...bueno, ¿qué os puede importar lo que hice?. Tiré de la cadena, pero no salió agua, ni una gota, de hecho, ahora que lo recuerdo, tampoco oí el sonido de la cadena. 
Me iba a dejar llevar por la rutina, lo que significa prepararme un café, unas tostadas, y un zumo de naranja recién exprimido -  ¿a qué sabía todo eso? -No lo sé, no me acuerdo, de hecho no recuerdo lo que significa acordarse. Mis vivencias se van tornando negras...negras como la falta de luz que noté al abrir la ventana.
No tenía hambre, había perdido el apetito. No le di importancia. Una cierta sensación de desorientación se apoderó de mí, pero no le di importancia. "Es lo que provoca un mal sueño" dictaminé con docta razón....
En un instante, todo se tornó negro...¿se fue la luz?¿la vista?¿me desmayé?. Tenía un presentimiento...había algo que no había hecho desde que me desperté, algo tan automático que no me hizo reparar en ello. Desde que me desperté, no tomé una sola respiración. Es curioso no darse cuenta de ello.
Ahora sé una cosa, no estoy vivo, el resto...lo desconozco.

Keine Kommentare:

Kommentar veröffentlichen